Declarado inocente por asesinato de policía en trifulca en La Esperanza

El fallo de segunda instancia de la Sala de Decisión Penal del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Cartagena revocó la decisión de la primera instancia con relación a la sentencia del 7 de marzo del presente año y absolvió a Wilson Puello Velásquez del delito de tentativa de homicidio agravado y homicidio agravado.

Por este motivo solicitaron cancelar la orden de captura que estaba en su contra desde el 1 de febrero de este año, prescribiendo la acción penal en relación a los delitos de fabricación, tráfico, porte o tenencia de armas de fuego y municiones y violencia contra servidor público.

Al Centro Automático de Despacho de la Policía llegó la información de vecinos del sector Las Delicias del barrio La Esperanza que se quejaban por el volumen estridente de un picó. Era la 1 de la madrugada del lunes 7 de mayo del 2012.

Los patrulleros Samir Montes Oviedo y Manuel Ariza Taborda fueron los encargados de atender el llamado de la comunidad, pero lo que sería un procedimiento sencillo, cayó en manos de la intolerancia.

Los uniformados llegaron a la casa donde estaba el picó y solicitaron que lo apagaran. A varias personas que estaban bailando no les gustó que les terminaran la rumba y lanzaron piedras contra los policías, quienes se vieron obligados a solicitar apoyo. En medio de esa confusión hubo disparos que salieron de la casa donde sonaba el picó.

Aunque trató de huir, Wilson Puello fue capturado esa misma madrugada con una pistola 9 milímetros. Un día después, al ser presentado en audiencias concentradas ante un juez de Garantías, Puello aceptó que él disparó contra los uniformados, pero aseguró que lo hizo para defender a su familia.

Según el relato Wilson, en la madrugada de ese lunes él dormía cuando escuchó una algarabía en la calle. “Me asomé a ver qué sucedía y vi la calle llena de policías. Los uniformados estaban tirando piedras contra las casas.

“Mi esposa sacó una cámara y empezó a grabar. Uno de los policías, eran como 12, la vio y alertó a los demás. Entonces lanzaron piedras contra mi vivienda y de un momento a otro empezaron a disparar. Yo saqué mi arma y disparé hacia la calle”, contó Puello.

En primera instancia lo habían condenado a 50 años de cárcel. La sentencia fue apelada.

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.